Informes sobre patrimonio histórico de Castilla-La Mancha

Nº 2 - Marzo 2011

logotipo de la junta de Castilla-La Mancha
borde lista izquierdo borde lista derecho
Mujer mirando cuadro

Vae Victis! Los artistas del exilio y sus museos

Trea 2009,
Jesús Pedro Lorente, Sofía Sánchez Giménez, Miguel Cabañas Bravo (eds.)
Artículo: M.T. Zahonero

Vae Victis! ¡ay de los vencidos! Así se presenta esta obra coordinada por los tres autores apuntados que trata del "regreso museístico" de los artistas españoles en el exilio.

Desde hace ya años se vienen produciendo diferentes iniciativas para la recuperación e investigación del pasado reciente del arte español, en concreto de los artistas cuya trayectoria profesional se vio afectada de forma drástica por el estallido de la Guerra Civil y la dictadura que le sucedió. Estas actuaciones se han adelantado bastante a la aprobación del marco legal que supone la Ley de la Memoria Histórica. Además coincide también la publicación de esta obra en el año 2009 con las actividades y publicaciones programadas en la conmemoración de los 70 años del fin de la guerra civil e inicio del exilio.

El libro consta de un conjunto de diecisiete artículos sobre diecisiete artistas y sus museos monográficos, estudiados desde una doble perspectiva, por un lado la histórica-artística y por otro lado la museística; de ahí que tanto los coordinadores como los autores de los ensayos procedan de ese doble campo disciplinar. Leyendo las notas biográficas de éstos podemos ver que unos trabajan en las instituciones museísticas objeto de estudio, otros son investigadores y otros profesores universitarios. Por otro lado se dio libertad a los autores en la forma de desarrollar su artículo, así que cada uno lo enfoca desde una forma personal, incidiendo más en la parte histórico biográfica, en el legado artístico o en la institución museística, según su propia elección.

En cuanto a los límites del estudio, se parte de una visión de conjunto cuyo punto de unión es por un lado la militancia activa de los artistas en el exilio y por otro el hecho de que de alguna manera se haya recogido su obra o parte de ésta en instituciones museísticas de forma monográfica, como colección permanente o como casa-museo. Por esta razón no se incluye ningún artículo sobre artistas como Victorio Macho, Gerardo Prieto o José Herrero por su dudosa militancia, ni sobre otros como Julio González, cuya obra no se encuentra en ningún museo monográfico aunque si muy representado en el IVAM de Valencia.

De entre los diecisiete artículos, encontramos los dedicados a artistas universales como Picasso y Miró y los dedicados a artistas menos conocidos como pueden ser Joaquín Peinado, José Vela, Ramón Gaya, Rodríguez de Luna entre otros. Algunos se encontraban ya fuera de España cuando estalla la guerra civil y otros se exilian en el 39 cuando las tropas vencedoras entran en Madrid. El lugar de destino fue principalmente Francia y México además de Argentina, la República Dominicana y por último Norteamérica.

No siempre se produjo la vuelta del artista exiliado; algunos tomaron la decisión de no volver hasta que no se acabara el régimen franquista; a otros no les dio tiempo a volver pues fallecieron en el camino; otros no pudieron hacerlo hasta la transición.

En todo caso esta obra se centra en el "regreso museístico" de dichos artistas, que como se puede leer en el libro, se caracteriza por ser muy desigual. Así pues, nos encontramos con el Museo de Molinos, en Teruel que recoge el legado de Eleuterio Blasco cuya colección se encuentra catalogada en DOMUS y que en 2007 inauguró el primer seminario internacional de artistas exiliados, seguido de una segunda edición en el verano del 2008. Varias ponencias en la última edición se encuentran aquí recogidas así como tres ensayos incluidos en el libro y catálogo editados "Los artistas del exilio y sus legados museísticos en España y Portugal: el legado de Eleuterio Blasco en Molinos".

En el caso de Oscar Domínguez se parte del desconocimiento y de la dispersión de su obra , siendo el Cabildo de Tenerife el que empieza a coleccionar en 1994 la obra de éste y en muy poco tiempo logra reunir un conjunto de piezas representativo de su trayectoria profesional . Dicha colección se convierte en el origen del actual Tenerife Espacio de las Artes.

En cuanto a la colección de Luis Quintanilla, saltó a los medios hace un par de años la historia de los frescos que había pintado como participación de la República en la Exposición Universal de Nueva York en el año 39, que obviamente no llegaron a ser expuestos. Estos frescos se encontraron en los sótanos de un cine en Nueva York y tras negociaciones con su hijo, por fin en 2006 se instalaron en la Universidad de Cantabria.

Resulta chocante por otro lado los varios intentos frustrados de crear un museo monográfico con el legado de Alberto Sánchez; tampoco la Fundación Castelao ha logrado recuperar ni parte de la obra ni la casa de Rodríguez Castelao en Rianxo, impedido en parte por el propietario actual, y sin gran apoyo institucional; sin embargo hay que destacar la labor de difusión de dicha fundación con la creación del Museo Virtual de Castelao en Internet. Nada tiene que ver esta situación con el magnífico edificio dedicado a la Fundación Luis Seoane.

Algunos de estos artistas vuelven a su tierra con recursos económicos suficientes para crear ellos mismos la sede para su obra, es el caso de Apel.les Fenosa en Vendrell. Igualmente, Marín Bosqued, ya instalado en Zaragoza y más que reconocido, da los primeros pasos para la creación de un museo monográfico en Aguarón, que termina teniendo realmente dos sedes, una en Aguarón y otra en Alagón.

En este marco de estudio destaca el Museo de Esteban Vicente en Segovia fundado gracias a la estrecha colaboración del artista y su familia con las instituciones locales y nacionales.

Se podría seguir comentando cada uno de los artículos incluidos en este compendio, pero seguro que con esta pequeña muestra es suficiente para despertar el interés en la lectura del libro. Se trata de una obra necesaria que invita a la posterior investigación así como a que las instituciones promuevan y apoyen las iniciativas de recuperación del legado artístico del exilio español y su difusión.

SUBIR

© Consejería de Educación, Ciencia y Cultura 2011. Todos los derechos reservados.